domingo, 10 de junio de 2012

FELIPE LARA ( 19 ) La siguiriya: Etimología y origen

19   
CURSO:
ORIGEN Y EVOLUCIÓN DEL FLAMENCO

  
                                          



  Por Felipe Lara 


Colaboración musical: 
Felipe Gértrudix y 
Manuel Gértrudix





Cantes de compás

    Si hay que definir lo que es música flamenca, no hay mejor forma de hacerlo que escuchando sus cantes básicos. Junto con la carga melódica de los cantes libres, es el ritmo la esencia misma de este arte. Siguiriyas, soleares, tangos, bulerías y alegrías tienen su origen en la fusión de culturas que los pueblos andaluz y extremeño logran a través de su larga historia, si bien son los gitanos afincados en Andalucía y Extremadura sus principales artífices y difusores. Tomando la base rítmica o compás de estos estilos, los grandes maestros del flamenco a partir de mediados del siglo XIX fueron creando y agrandando las familias de cantes, enriqueciendo así el acervo cultural del flamenco.



La siguiriya: Etimología y Orígenes


    El origen etimológico de la palabra “siguiriya” se halla en la deformación fonética de “seguidilla” (de seguida), cante que hace su aparición histórica en los últimos años del siglo XVIII. Las principales comarcas cantaoras son Cádiz y los Puertos, Jerez de la Frontera y el barrio de Triana, en Sevilla. Las más conocidas son las gaditanas y las jerezanas, pues las trianeras, más arcaicas, han sido menos interpretadas y divulgadas.

    La siguiriya era un cante libre que se separó de la toná, madre de numerosos cantes, para tomar el ritmo musical de la seguidilla castellana haciéndolo más lento, propio de los arrebatos líricos del gitano. Apareció con nombre propio en el siglo XVIII y acogió gran número de cantes, hasta entonces libres de ritmo, bajo el título genérico de siguiriyas, proclamándose como uno de los ritmos básicos del flamenco. Sus letras expresan desengaños amorosos, muertes, desesperación de vivir o mala suerte. Todo bajo la más pura confesión gitana. 

    Considerado uno de los ritmos básicos del flamenco, la siguiriya toma su compás en la guitarra del cante del martinete (con el que amenizaban sus duros trabajos en las antiguas fraguas de forja de las regiones del sur de España) y de los golpes que los herreros daban con sus martillos sobre el hierro y el yunque. Como fueron numerosos los maestros del cante, intérpretes y creadores del amplio abanico de siguiriyas y de los diferentes estilos que posteriormente surgieron siguiendo el mismo compás, sólo a modo de ejemplo de tal diversidad tratamos aquí algunos de los estilos más destacados:


SIGUIRIYA DEL LOCO MATEO



    El Loco Mateo a su vez conocido como Mateo El Jerezano, nació y vivió en   Jerez de la Frontera en siglo XIX. Se cuenta que el sobrenombre o apelativo de  loco le vendría por su inestable temperamento. De ilimitada afición fue un cantaor  sobresaliente que ocupó un destacado puesto entre las grandes figuras de su tiempo.






AUDIO
"Qué penita más grande"
Seguiriya del Loco Mateo.
Cante y Letra: FELIPE LARA
Guitarra: Félix de Utrera
Grabación de 1.971
Dibujo: Hugo Barroso






    Maestro de un amplio número de estilos, El Loco Mateo cantó muy bien por soleá,  y de la aceleración final de todo un amplio recital de dicho palo, creó la bulería. Pero fue la semilla de sus profundas y desgarradoras siguiriyas, la que con más fuerza prendió  entre sus numerosos seguidores.



QUE PENITA MÁS GRANDE
“siguiriya del Loco Mateo

Ay, que penita más grande
la que tengo yo,
que se ha muerto, la mare  de mi alma,
de mi corazón.


Transcripción (Partitura)


Continuará en próxima publicación 

Enlaces
Felipe Lara. Quejío Flamenco
Felipe Lara: Curriculum
Enrique Simonet
Emilio González


*****

( ...)
Esa que canta y llora
es la siguiriya.

Crótalo, falda y tacón, 
rayando el alba.

¡Calva del corazón!
Pena, penilla.

¡Esa que está llorando
es la siguiriya!
( ...)

"La Siguiriya" (fragmento). Poema de Emilio González