miércoles, 5 de enero de 2022

PEPE PINTO. Noche de Reyes

El genial 

PEPE PINTO,

 jaleado por su compañera

LA NIÑA DE LOS PEINES,

y con la guitarra de

MELCHOR DE MARCHENA

interpreta 

NOCHE DE REYES.


Estas creaciones no eran del gusto de 
aficionados puristas que hablaron 
de esta época como nefasta para el flamenco.

Nada más lejos de la realidad. 

El flamenco se democratizó:
Salió del cuarto de señoritos dominantes para
desarrollarse en plazas de toros, teatros, 
y lugares para el gran publico, además
de la creación de fandangos personales 
y otros estilos como las 
colombianas.


*****

Por los caminos del cielo,
los Reyes vienen bajando
y en bolsas de terciopelo
a los niños van llevando
bombones y caramelos.


domingo, 2 de enero de 2022

FELIPE LARA. ¡El pollo de los huevos de oro!

 


Recibo la maqueta de un nuevo libro de 

FELIPE GERTRUDIX LARA
"¡El pollo de los huevos de oro!"

contra el abuso del capitalismo salvaje
en clave flamenca y lírica.

El siguiente párrafo describe el argumento del 
nuevo trabajo de 
Felipe Lara
:

<Yo que no presumo de creyente, creo que los capitalistas salvajes que rigen los destinos de este maltrecho mundo son probetas sin padre, ni madre, exentos de conciencia y escrúpulos, capaces de arrancarnos las entrañas por su único y adorado Dios: el vil metal.>

Y como buen cantaor de flamenco, añade la toná de remate siguiente:

Y si no tengo razón al decir cuánto que digo, 
que me manden un castigo 
si me lo quieren mandar”

Concluyendo:

El Dios de los pobres no existe, lo crucificaron hace más de dos mil años los defensores del Dios metal, en el Monte del Calvario de la Ciudad Oniria.

Felipe Gértrudix Lara. Manifestación estudiantil.
Concepción (Chile) 2011

La corrupción política universal, los dasahucios, la represión de las dictaduras, las fosas del franquismo, las mentiras de los poderosos para iniciar guerras económicas convenientes a sus planes, las pandemias de origen dudoso, los movimientos migratorios en busca de una vida mejor o huyendo de las guerras provocadas y un largo etc. sobre los problemas que acucian a las clases más desfavorecidas, son temas tratados por Felipe Gertrudix Lara de forma poética pero contundente, sin concesiones pero 

Con la fuerza de la razón

“fandango de Felipe Gértrudix Lara”

Con la fuerza,

con la fuerza de la razón

y si queremos, podemos,

limpiar la España podrida

de corrupción y veneno,

por la ambición desmedida.


Mención aparte merece el tratamiento de la explotación de la SGAE sobre los

 humildes trabajadores del arte y la cultura, así como el aprovechamiento de las

 multinacionales de internet que venden sus creaciones sin permiso y sin beneficio

 ninguno para el creador.

En fin que una vez más, 

Felipe Gértrudix Lara

nos sorprende con un trabajo digno, documentado, con una poesía sencilla y clara, 

y atrevido con 

una pregunta:

¿Entenderán los políticos algún día,

que no son dueños del cortijo,

y sí administradores de la hacienda

común de los españoles?


Y un sueño

¡Si con la palabra pudiera

cambiar la mentalidad,

 de tantos desaprensivos gobernantes!


¡Gracias amigo por tu lucha por la igualdad de 

todas las personas de buena voluntad!


*****


Los poetas, compañeros

“fandanguillo de Felipe Gértrudix Lara”

No dirigen las naciones

los poetas, compañeros:

pero brindan reflexiones,

para que los carroñeros

tengan mejores acciones.








lunes, 27 de diciembre de 2021

EL CABRERO. Soneto por bulerías

¿Qué quiso decir Borges en su soneto
"La lluvia sucede en el pasado"?

La opinión generalizada es que la lluvia transporta al poeta al pasado,
a un viejo patio de su niñez, que ya no existe, y sobre todo al recuerdo de su padre.
La tarde mojada le trae la voz de su padre que no ha muerto en su recuerdo.

Alberto Cortés
musicó este soneto
y
José Domínguez "EL CABRERO"
elige la versión del cantante argentino
y la mete por bulerías.
Le acompaña a la guitarra
José Luis Postigo




Bruscamente la tarde se ha aclarado 
porque ya cae la lluvia minuciosa. 
Cae o cayó. La lluvia es una cosa 
que sin duda sucede en el pasado. 

Quien la oye caer ha recobrado 
el tiempo en que la suerte venturosa 
le reveló una flor llamada rosa 
y el curioso color del colorado. 

Esta lluvia que ciega los cristales 
alegrará en perdidos arrabales 
las negras uvas de una parra en cierto 

patio que ya no existe. La mojada 
tarde me trae la voz, la voz deseada,   de mi padre que vuelve y que no ha muerto. 


viernes, 24 de diciembre de 2021

MIRIAM CANTERO. Villancico

En el blog amigo 

SOLILOQUIOS FLAMENCOS

se puede ver mi aportación al programa

EL FARO de la S.E.R.

sobre 

la NAVIDAD 2021

https://soliloquiosflamencos.blogspot.com/


Miriam Cantero



Y abundando en las cualidades de la joven cantaora cacereña

aquí va otro villancico con el guitarrista

Rodrigo Fernández


miércoles, 22 de diciembre de 2021

AGUSTÍN "EL CACEREÑO"

De nuevo, añorando otros tiempos, 
recupero una entrada del año 2009.

Dedicada a 
los que aman la paz 
a los niños pobres del mundo 
y un recuerdo al 
 que se nos fue .

¡Qué reine la paz!



AUDIO
"Que reine la Paz"
Villancico por bulerías
Letra y cante: AGUSTÍN "EL CACEREÑO"
Guitarras: José María Parra y
José Gabriel Calderón


""Agustín Arias Solano, extremeño de origen y catalán de destino, es probablemente uno de los mejores representantes de la diáspora que a principios de la década de los 60 se asentó en el prolífico territorio del área metropolitana de Barcelona""

Así comienza José María Parra, Presidente de la Asociación Flamenco Vivo de Badalona, en la presentación del merecido homenaje que se rindió a Agustín Arias Solano, conocido en el mundo del flamenco como Agustín "El Cacereño".




Uno de las actos programados para dicho homenaje fue la presentación del doble CD "Que reine la paz" en el que se incluyen veintisiete cortes que constituyen toda una antología del cante flamenco ya que contiene estilos poco divulgados como gañaneras, murcianas, cantes de trilla y algunos autóctonos de su pueblo natal, Valdefuentes, del que siempre se sintió orgulloso como reza en la letra de uno de sus fandangos:

Canto el fandango valiente
con sello y aire extremeño.

No me confunda la gente

me llaman "El Cacereño"

y mi pueblo es Valdefuentes.





AUDIO
"Soy Valdefuenteño"
Fandangos al estilo del Niño de Fregenal
Cante: AGUSTÍN "EL CACEREÑO"
Guitarra: José Gabriel Calderón


Como, por desgracia, me incluyo entre los que no tienen la suerte de conocerlo personalmente, transcribo las palabras de una persona que sí le conoce bien: Francisco Gadella, poeta y autor de muchas de las letras que canta Agustín.

""Los que conocemos a Agustín, sabemos como es, los que no tengan hasta el momento la suerte de conocerlo, sepan que como persona es entrañable, honesto, generoso, sensible, servicial y con un notable sentido del humor.
Como cantaor, aficionado tenaz, investigador constante, practicante incansable, de ahí que posea un total conocimiento del repertorio flamenco (...) es uno de los pocos cantaores -no profesionales- que podemos considerar antológicos, sus premios, sus grabaciones y cientos de actuaciones así lo demuestran.""

Sus discos han ido llegando a mi poder gracias a la generosa aportación de mi amigo Manuel García Hernández, docto aficionado que nunca deja de sorprenderme con su sabiduría flamenca. Manolo sí le conoce muy bien y no para cuando se trata de contar anécdotas vividas con su amigo Agustín, como aquella del frío que pasaron en Olivenza durante la organización y celebración del I Festival Flamenco de dicha ciudad.



Pues bien, Manolo, como le conocemos los amigos y sin cuyas aportaciones esta entrada no habría sido posible, corrobora todo lo que Curro Gadella escribe y dice de El Cacereño. Pero yo, escuchando sus grabaciones, diría que se quedó corto porque no creo que haya quedado un estilo sin haber sido estudiado y grabado por Agustín, "el chico de Juanito Arias", como se le conocía en Valdefuentes antes de emigrar a tierras catalanas a finales del año 1.961: cantes casi en desuso como bamberas, marianas, gañaneras, jabegotes, jaberas, etc. y toda una enciclopedia si de fandangos hablamos: el Carbonerillo, Manolo Fregenal, La Conejilla, Juana María, Rebollo, El Gloria, Pérez de Guzmán, ... podemos escuchar en sus discos.




Pero si tuviera que destacar algún estilo especial que domine, aún más que los otros, me quedaría con sus fieles interpretaciones de las malagueñas. No se conformó con estudiar las muy divulgadas de Chacón, La Trini, El Canario o El Mellizo sino que estudió y grabó estilos menos conocidos como el ejemplo que ofrecemos

AUDIO
"No encontrarás en la vida"
Malagueñas de Paca Aguilera y J.T. "El Perote"
Cante:  AGUSTÍN "EL CACEREÑO"
Guitarra: Juan Antonio España


Agustín siempre vivió por y para el cante pero nunca vivió de él. La mayor parte de su vida profesional la pasó trabajando en la cadena de montaje de la SEAT donde mitigaba y alegraba, con sus cantes, el trabajo de sus compañeros y como él mismo confesaba en un reportaje que le dedicaron en la revista Mundo Seat:

""Siempre he sido muy cuidadoso en mi trabajo, muy ordenado, para desarrollar mi labor de la mejor manera posible""

Esto mismo se podría aplicar a su afición al cante: estudio ordenado, serio y riguroso de todos los estilos y como muestra de que no le teme a los cantes llamados duros proponemos esta seguiriya de Curro Dulce ("Doblaron las campanas") rematada por la cabal del Ciego (o el Tuerto para otros) de la Peña ("Soltaron los cabos") grabada en una de sus últimas actuaciones en directo, concretamente en el Café del Duende de Valencia el día 22 de Mayo del presente año 2.009.

AUDIO
"Doblaron las campanas"
Seguiriya de Curro Dulce y cabal del Ciego de la Peña
Cante. AGUSTÍN "EL CACEREÑO"
Guitarra: Antonio Moreno.


Hoy, cuando Agustín ya goza del júbilo del jubilado, este humilde rincón flamenco se suma a los homenajes que, en su día, le dedicaron sus paisanos catalanes y al más reciente recibido en la cacereña ciudad de Plasencia (26 de Enero de 2.008).

Al mismo tiempo deseamos para El Cacereño, para su familia y para todos aquellos que, en contra de su voluntad, tuvieron un día que abandonar la tierra que les vio nacer :

paz, amor, salud y felicidad.

*****

Sepan presentes y ausentes
que un cantaor importante,
nació un día en Valdefuentes

El Cante, siempre su sueño,
metido lleva en su alma,
Agustín "El Cacereño"

Cante puro, simple y llano,
un nombre y dos apellidos,
Agustín Arias Solano

...

Fragmento del poema "Soñando con el Cante" que le dedicó Francisco Gadella.







martes, 21 de diciembre de 2021

FOLCLORE ANDALUZ II. LOS CAMPANILLEROS

Para desear 
felicidad, paz, salud y libertad 
para todoas las personas de buena voluntad 
vuelvo a publicar este post de 2008 
que no ha perdido actualidad.




Los campanilleros

   En algunas comarcas y pueblos de Andalucía aún se conserva la antigua costumbre de salir de madrugada, acompañando a los Rosarios de la Aurora, cantando canciones a coro, acompañándose de campanillas y otros instrumentos de percusión. Son los llamados "coros de campanilleros" y que dedican sus canciones a la Virgen. 
   En dichos cánticos se mezcla la ironía y la gracia del pueblo andaluz con excelsas sublimaciones de tipo religioso.
   En tres letras de estas canciones se inspiró el genial seguiriyero jerezano Manuel Torre 
Escuchándolo, siempre estremece, emociona y nos llega a los adentros.>> dice Manuel Ríos Ruiz en "Ayer y hoy del cante flamenco". 
 Esta es la versión de campanilleros de Manuel Torre, acompañado por el guitarrista Miguel Borrull, que se grabó en disco de pizarra, en Barcelona (1.929), bastantes años después de haberla creado y cantado por colmaos, ventas y reuniones de cabales. 
   Seguramente, Niño Ricardo, con su toque y maestría contribuyó a la creación y belleza de este palo flamenco.

 


   La escasa calidad de la grabación, comprensible dada su antigüedad, no le quita ni pizca de dramtismo ni jondura. García Lorca hablaba de "soníos negros" refiriéndose a este cantaor.

   Y esta es la versión que ha servido de inspiración y modelo para que cantaores de la talla de Manolo Caracol, José Mercé, Manuel Agujetas, El Sordera, José Menese, etc. hayan registrado en sus discos los campanilleros. 

   El citado autor nos recuerda:
Estábamos con el Niño de la Palma (el torero), El Gloria, Rebollo y yo. A mí se me ocurrió (...) que debíamos llamar al Torre, que entonces vivía en el Fontanal. Llegó Manuel y me dijo: "Ponla en el tres" (...) y escuchamos aquellos campanilleros, inspiración de su genio, que ponían los vellos de punta>>

  

   En el vídeo podemos ver y escuchar a Rocío Díaz, acompañada a la guitarra por Antonio Carrión, en una fidedigna, sentida y emocionante versión de los campanilleros de Manuel Torre. Se emitió por Canal Sur en la Navidad del año 2.002.
(Más información sobre Rocío Díaz: CLIC AQUÍ)  

Pero en la pequeña gran historia de este estilo flamenco hay otro nombre que no podemos olvidar: Dolores Jiménez Alcántara (Puebla de Cazalla 1.909-1.999) más conocida como la Niña de la Puebla. 
  Manuel Torre creó los campanilleros; pero fue la Niña de la Puebla quien los popularizó. 
  Durante más de cinco décadas (1.931 - 1990) grabó, con diferentes letras, una versión más dulcificada, más propia del gusto del público de la época, más melismática y muy grata de escuchar; pero sin la fuerza expresiva ni el dramatismo de la versión del jerezano. 
 No obstante, los nombres de campanilleros y Niña de la Puebla están tan unidos que a Dolores se le ha llamado más de una vez "la musa ciega de los campanilleros...los campanilleros se han quedado huérfanos...>>


 
 

El hallazgo de Manuel Torre es uno de los ejemplos más significativos de las posibilidades de la evolución del cante flamenco, y representa una muestra clara de las creaciones jondas que se llevaron a cabo en el siglo XIX, principlamente, aflamencando el cancionero popular español, similar al caso de la farruca o el garrotín y los fandangos comarcales bailables>> Obra citada anteriormente.


***** 

  Nunca más sentirás la quejumbre de aquellos cantares, 
que en la madrugá, 
resonaban al pie de tu reja cuando, 
acuitaíto, yo te iba a rondar. 

  Ya no han de volver, 
que tu ausencia y el tiempo tendieron 
un manto de olvío sobre mi querer (...)

(Campanilleros de Ginés Jorquera)