domingo, 26 de agosto de 2012

FALIPE LARA ( 29 ) Soleá de Triana

29
CURSO:
ORIGEN Y EVOLUCIÓN DEL FLAMENCO

                                              



Por Felipe Lara 
Colaboración musical: 
Felipe Gértrudix y Manuel Gértrudix



Soleá de Triana

   La soleá es uno de los ritmos básicos de nuestro cante, que admite infinidad de temas: hechos políticos, sentimientos amorosos, episodios de tipo cómico, etc. La soleá abre su propia escuela flamenca a finales del siglo XVIII, de manera reducida, a los centros sevillanos de Alcalá, Utrera y Triana. Los maestros de este cante fueron numerosos, desde “La Andonda” hasta Chacón, pasando por “el Fillo”, Silverio, Joaquín “el de la Paula”, Paquirri, etc.





   Pierde claridad el día y se encienden los faroles del barrio de Triana. Cesa la actividad portuaria y el Guadalquivir desliza silenciosas sus aguas porque quiere ser testigo mudo de la grandeza que entraña la soleá de Triana en la voz y la guitarra. Hasta el viento está en calma por seguirle el aire al cante, al compás de la sonanta, y una media luna clara se refleja en aguas mansas, un universo de estrellas que quieren acompañarla. Avanzan las horas nocturnas, y la reunión de cabales, con el son metido en las venas, no quiere perder el ritmo de una noche inolvidable.




   Mirando a Sevilla con el Guadalquivir por medio, desde el bar El Puerto de Triana, una juerga de tronío enmudece el paso de los vapores y silencia el sonar de las campanas. Enfrente, la Torre del Oro, solemne, baila delante de la Maestranza una soleá de Triana que, al compás de la guitarra, vuela surcando los vientos. Los sevillanos escuchan y, con ellos, la Giralda quisiera cruzar el puente para abrazar a Triana, que tanto arte derrocha de San Jacinto a La O, de Los Remedios a Santana.






AUDIO
"Hablé con el corazón"
Soleá de Triana.
Cante y letra: FELIPE LARA
Guitarra: Félix de Utrera
Grabación de 1.971







   Soleá de Triana: de soledad, y éste del latín solitas, -atis. Cante propio del barrio al que representa.
La soleá procede de la combinación de compases binarios y ternarios que produce un ritmo de 12 pulsos simétricos, de los que se acentúan el 3, 6, 8 y 10 y quedan en silencio los pulsos 11 y 12.

   Tercetos y cuartetas.
   En la estructura métrica de las soleares es destacable su capacidad de síntesis, lo que las acerca, en este sentido, a los refranes. Hay una clara inclinación para expresar el amor y desamor de los humanos.


Y TE DARE LA RAZÓN
soleá grande de Triana

Cuéntame tú a mí el motivo
y te daré la razón,
si la culpita yo tengo
yo a ti te pío perdón.

HABLÉ CON MI CORAZÓN
soleá de Triana

Ay, me dijeron a mí,
que yo en tu fuente no beba,
porque me pueo morí.
Hablé con mi corazón,
mi corazón dijo sí.


Enlaces


*****

En Jerez:  la seguiriya
y en Córdoba:  la serrana.
 En Sevilla que es la cuna:
la soleá de Triana.

Soleá de J. Carrasco grabada por El Cabrero.