jueves, 5 de abril de 2012

FELIPE LARA ( 8 ) Palos y estilos

8
CURSO
ORIGEN Y EVOLUCIÓN DEL FLAMENCO

                  

                            

Por Felipe Lara                      
Colaboración musical: Felipe Gértrudix y Manuel Gértrudix 


Palos y estilos del Flamenco

   El flamenco tiene una gran riqueza de cantes o palos. Éstos, a su vez, poseen diferentes estilos dependiendo del lugar en el que se canten o la versión melódica que haya compuesto un intérprete o un pueblo concreto.

   Independientemente del tipo de cante o estilo, se pueden agrupar en una serie de grupos que atienden a una temática, a una manera de interpretarse o a unas características musicales que los definen.

   Estos grupos son los siguientes:

             1. Cantes camperos
           2. Cantes artesanos
           3. Cantes de compás
           4. El fandango y sus derivados
           5. Modismos hispanoamericanos
           6. Adaptaciones flamencas




AUDIO:
"Las rejas de la ventana". Debla
Música, letra y cante: FELIPE LARA
Poema "La Debla" de EMILIO GONZÁLEZ





Cantes camperos

   En un mundo rural donde la mano del hombre era esencial para el desarrollo de las labores en el campo, fuente del sustento de las familias, surgen de forma espontánea una serie de melodías a medio camino entre la improvisación y lo inventado. Estas coplas forman parte y tienen su función social dentro de cada una de las distintas labores en el campo. Así, podemos encontrarnos con cantes de siembra, de siega, de trilla, de uva y un largo etcétera de melodías que acompañan a los agricultores en sus largas horas de trabajo. 

   Desde el punto de vista musical, las canciones camperas están basadas en escalas modales y se interpretan sin acompañamiento instrumental. Detalles que las sitúan en un folklore muy antiguo, más popular.

   Las estructuras melódicas tienen mucha semejanza con las melodías gregorianas.

   Los cantes camperos son, por lo general, de origen payo. Son cantes de evasión del alma que expresan muy diversos motivos: el amor, la admiración por la naturaleza, el aprecio por los animales domésticos, el cariño y ternura a los niños y la sana picardía. Su aparición histórica es tan lejana en el tiempo como los propios motivos que la originaron. 


(Continuará en próxima publicación)

Enlaces:

*****
(...)
Diosa en el ara de la quimera,
filigranista de hermosura.
¿Adónde fuiste, Debla?
¿En qué juerga de cristales machacados
ahogaste tu luz morena?
(...)

"La Debla" (fragmento) de Emilio González.