martes, 29 de abril de 2008

I PRIMAVERA FLAMENCA


En el salón de actos de la Residencia Universitaria "San José" se celebró la I PRIMAVERA DEL FLAMENCO EN LA UEX. Dicho así pudiera parecer un acto más de los muchos que las peñas flamencas cacereñas organizan; pero éste tuvo una importancia mayor y gratificante: es el primer acto que organiza FLAMENCUEX (Flamenco Universidad de Extremadura), una asociación cuyos fines son "El estudio y disfrute del Arte Flamenco, en toda su extensión, así como su difusión en todos los ámbitos y, en especial, en el ámbito universitario extremeño".

El Flamenco necesita de iniciativas como ésta y de gente joven que aporte su fuerza, una visión más fresca y que sean el relevo necesario para que este arte, tan nuestro y tan universal, no se pierda en la noche de los tiempos. Ya me he puesto en contacto con la directiva para hacerme socio como alumno que soy de la Universidad Abierta. Si alguien se anima que se dirija a flamencuex@htomail.es.


En la noche de hoy actuaron RAQUEL CANTERO (conferencia y cante) y Andrés Díaz "CASCARILLA". Ambos vinculados al mundo universitario: Raquel está a punto de convertirse en la primera Doctora en Flamenco y Cascarilla es ya el primer Licenciado en Flamenco (conservatorio de Córdoba) de Extremadura. Con gente así, el flamenco en Extremadura está en muy buenas manos.

Algunos amigos que visitan mi blog me han criticado (!gracias por ello¡) que la entrada sobre la Feria del Libro fue muy larga. Tienen razón; pero cuando uno se pone a contar algo que te ha emocionado y que se ama profundamente es muy dificil contenerse: quiere uno decir tantas cosas... Hoy me temo que me va a pasar lo mismo.



Raquel explicó, de una forma muy didáctica, clara, sencilla, amena y documentada, el ¿que?, el ¿dónde?, el ¿cómo? y el ¿cuándo? del Flamenco, entendido como una forma de expresión oral (cante), expresión corporal (baile) y expresión instrumental (toque) y, para no extenderme, sólo diré que expuso con convicción tres opiniones personales que comparto plenamente:
  • La etapa de la Ópera Flamenca no fue tan nefasta como algunos dogmáticos puristas se empeñar en escribir.
  • Reivindicó el importante papel del "tablao" donde se consagraron tan grandes figuras.
  • Demasiado pronto para deshechar las "nuevas formas" del flamenco actual. Hay que dejar que el tiempo dicte sentencia.


Ilustró, muy adecuadamente por cierto, cada una de las etapas del Flamenco con su cante.

Para la etapa de gestación o preflamenca interpretó una impresionante ronda de tonás compuesta de una trillera, un martinete y la clásica toná de remate. Supo dar a los tercios el temple necesario pasando de los tonos altos a los bajos matizando (la coloratura que dicen los cantantes líricos) y mandando; pero sobre todo guardó unos profundos y emocionantes silencios que, al menos a mí, me metieron la grandeza y dureza del cante por las entrañas y, parafraseando a Lorca, "...se me erizaron los cabellos..."

De los Cafés Cantantes, época dorada del cante, interpretó, tras un difícil y bello preludio de la guitarra, unas malagueñas, de La Trini y El Canario, al más puro y jondo estilo pero con personalidad propia y rematadas con la bandolá de Juan Breva. Cascarilla fue muy aplaudido en la falseta que ejecutó.



Acto seguido subieron al escenario los hermanos de Raquel, César y Miriam, y acompañaron a la cantaora (palmas) en unos tangos muy medidos y bien acompasados. Raquel, con su sello personal, alargó los tercios y le dio jondura al palo. Hizo, magnificamente, unos tangos extremeños, estilo de gran dificultad, y recordó también a La Niña de los Peines. Cascarilla hizo su aportación tocando con un ritmo entrecortado, muy alegre y muy sentido.

La Ópera Flamenca la solventó con unos fandangos, muy valientes y de dificil ejecución, de El Carbonerillo, que, como en toda su actuación, los dotó de personalidad propia haciendo unos finales largos y muy flamencos.

La más reciente etapa de revalorización del flamenco la ilustró con unas soleares a compás, marcado por las palmas de sus hermanos, ya citados, y sin guitarra. Son las llamadas soleares al golpe que nos transportaron a las tabernas trianeras, barrio del Zurraque y de los alfareros, y que nos recordaron también los tabancos jerezanos. Como diría un trianero "...las cantó pa' quitá el sentío..."

Para rematar la velada, como no podía ser de otra manera, Raquel cantó, acompañada por el ritmo genial de la guitarra y las palmas medidas de César y Miriam unos jaleos llenos de jondura, fuerza, sentimiento y compás.

Cantar flamenco es muy difícil. Cantarlo con sentimiento y personalidad es dificilísimo. Enfrentarse a una conferencia ilustrada con cante, está al alcance de muy pocos privilegiados. Raquel ha demostrado ser, nó solo una gran cantaora, cosa que ya sabíamos, sino una gran aficionada, erudita y que transmite un profundo amor y respeto por el Arte Flamenco.

Cascarilla no le anduvo a la zaga. En todo momento mantuvo una comunión con la cantaora, y cuando le tocó expresarse en solitario, lo hizo como el gran guitarrista que es.

*****

Quieren ponerle barreras
a este querer tuyo y mío.
Como si el cariño fuera
un negocio, compañero,
al alcance de cualquiera.

Popular. Malagueña cantada por Raquel Cantero.



3 comentarios:

Ramona dijo...

Hola Pedro Delgado:
Me anuncia América que has incluído mi blog entre tus enlaces, cosa que me ha alegrado, máxime al visitar el tuyo y comprobar la calidad que tiene. Además somos tocayos de blog: "Hablemos de Flamenco".
Me comunicaré contigo en otro momento.Visita también tú el mío.
Hasta pronto. RAMONA

juan debel dijo...

magnifico blog!! no, perdon: MAGNÍFICO BLOG!! INTERESANTÍSIMO!!!!!! oleeeeeeeeee las cosas bien hechas!!!!! saludos desde graná!!

ah! he añadido también su blog a mi lista de webs interesantes!!

PEDRO DELGADO dijo...

Gracias Juan Debel por tus amables palabras y por abrirme un hueco entre tus visitantes.

Saludos muy flamencos desde Cáceres.

Granada - Cáceres ... ¡casí naa'!