martes, 26 de agosto de 2014

CIUDAD ONIRIA Por Felipe Lara

   Inauguro una nueva sección, categoría o etiqueta que con el nombre de COLABORACIONES pretende invitar a todo aficionado que quiera publicar algo a través de este QUEJÍO.
   
  Sólo tiene que mandar el texto al siguiente email

    pedelgom@gmail.com




Ciudad Oniria
Por Felipe Lara

   Ciudad Oníria: ¿Quién fue testigo de la promesa , a quién y para qué prometió la tierra el todo poderoso?. Porque si como yo quiero entender la dejó para todos los habitantes del planeta, a la inmensa mayoría llevan miles de años robándonos. Suena tan bonito: ¡La Tierra Prometida!. ¡El Amor al prójimo!. ¡Los Derechos Humanos!. ¿En qué lugar del mundo se hacen patentes esos valores?. Yo quiero realidades, son más firmes que las promesas, en muy triste, es un crimen ver que niños de hambre se mueran. Por eso cuando escucho que el ganado vivo se entierra para subir la carne de precio. Que se tiran frutos al mar con el mismo fin recaudador; grito y me rebelo: No quiero limosna del que hace la guerra.




AUDIO
"De hambre llorando". Nana por seguiriyas.
Creación, cante y letra: FELIPE LARA
Guitarras: Ramón Montoya y Julio Vallejo
Grabación de 1.977


   Una noche sentado en el lago inmenso de mis sueños, con las estrellas jugaba volando en el firmamento, cuando una voz me dijo que salió a mi encuentro: Ten cuidado hermano en tu atrevimiento. Volar se ha puesto de moda en los tiempos que vivimos, porque los hombres en tierra poco firmes nos sentimos. Con engañosa fe, los jefes de las potencias que dominan el mundo, se auto proclaman dioses del destino, invadiendo y destruyendo pueblos en combates tan absurdos, como los del Vietnam, los del Medio Oriente, donde gente humilde encuentra la muerte. Tristes los que luchan sin saber a quién le darán el fruto o deben vencer.

   ¡Qué dolor debe sufrir, tener tanto poder y después de prometer ser incapaz de  cumplir!. Fue muy poco previsor dejando al libre albedrío a tanto loco perdío del mundo acaparador. Así la Ciudad Oníria sufrió y sufre desidia desde el más lejano albor.

   Si el hecho fuera tan cierto, viendo a tantos seres sufrir, dejaría de dormir para ponerse manos a la obra y darnos un mejor vivir, a los que no ambicionamos quitarle a nuestros hermanos su parte del repartir. Pues tantos años dormitando, le han hecho perder las riendas, e incapaz de poner enmienda a este mundo sin control, donde cuenta mucho más el yo que el nosotros y el vosotros ejemplo de más humana condición. A mí me cuesta pensar que haya un ser tan poderoso de pensamiento parcial, capaz de a unos dar sufrimientos y a otros látigos para castigar. Más no me atrevo a afirmar, que sea un imperialista, pero sí cómplice del capital, a quien da facilidades, para abusar sin conciencia de toda la humanidad.

   Yo recuerdo que hace ya largo tiempo había un programa sobre libros en la “2” de Televisión Española que presentaba un tal Remesal. Un día fueron invitados representantes de diversas religiones y un filósofo ateo. Todos tuvieron oportunidad de hacer acalorada defensa de las bondades de su Dios, llegando a perder la capacidad de entendimiento y aceptación de lo distinto, que en el fondo es igual. Cuando llegó el turno de palabra al filósofo, éste con mucho aplomo y conocimiento de causa espetó: Señores, llevo largo rato escuchando sus muy desencontradas tesis sobre lo humano y lo divino, con escasa o nula aceptación de los matices que hacen diferente al ser supremo llamado con distinto nombre según la cultura religiosa de cada uno de ustedes. Pues bien, habiendo observado que junto con la ciega fe divina, hacen paralela defensa del acopio de riquezas terrenales, expuestas con soberbia en lujosos templos, mientras los pueblos cegados y esquilmados pasan hambre, sed y fatiga, he llegado a conclusión de que todos ustedes aman a un solo todo poderoso ¡El Dios Dinero! Fue tal el revuelo que se formó en el plató de TVE, que dicho programa dejó de emitirse y el presentador Remesal, tal vez desterrado, lo mandaron de corresponsal a New York.

  Quedó claro una vez más, que no se puede ir contra “La Pasión según San Mateo”. Pues éste recaudador de impuestos del Imperio Romano, lo dejó bien atado en sus escritos: “Hay que quitarle a los pobres para hacer más poderosos a los ricos”. Uno se pregunta: ¿cómo pudo ser tan cándido Jesús de Nazaret? Rodearse de elementos tan contrarios a su ideología, que le vendieron, le negaron y le traicionaron. Y todo, para que pasados  más de dos mil años los herederos de aquellos fariseos, sigan enriqueciéndose negociando con la memoria del pobre mártir.



AUDIO
"A Jesús crucificaron"
Saeta extremeña.

Música, letra y cante de FELIPE LARA





   Menudo pajarito el recaudador de impuestos romanos; qué excelente modelo para los ávidos de lo ajeno, que lo siguieron y siguen con verdadero fervor llevando su macabro ideario hasta las últimas consecuencias. Podríamos señalar con certeza al tal Mateo como el espejo donde se mira el capitalismo salvaje para hacer de las suyas, con la gula del beatismo santificado.

   Yo quiero y defiendo la existencia de una Ciudad Oniria, bien distinta a la dominada por castas infectas que todo lo contaminan y destruyen en aras del “san para mí que los santos no comen”. Y por supuesto, donde no se santifique lo insantificable, que tanto llena de mentiras y desengaños el tan cacareado santoral. Eso sí, celebrar la existencia y obra de aquellas personas que se dejan la piel y vida, ayudando a los desheredados y abandonados por el venerado “todo poderoso”, que de ser cierto su poder, ¡vaya tela!, qué poco ecuánime o despistado estuvo a la hora del reparto.

   Yo que no presumo de creyente, creo que los capitalistas salvajes que rigen los destinos de este maltrecho mundo, son probetas sin padre, ni madre, exentos de conciencia y escrúpulos, capaces de arrancarnos las entrañas por su único y adorado Dios: el vil metal. “Y si no tengo razón al decir cuánto que digo, que me manden un castigo si me lo quieren mandar”

   Qué vergüenza, si lo de Palestina no se tratara de uno de los múltiples genocidios ejecutados por tantos iluminados, que como en parto sin dolor más que bien nacidos, con tremendo asco los escupió el planeta tierra. Dónde está ahora el “Trío de las Azores”, que cuales respetuosos gendarmes de la humanidad, impusieron con bajada de muchos pantalones de babosos mandatarios, el crimen colectivo de miles de seres inocentes y la devastación del país más laico del Medio Oriente. Ahora, con la pausa suficiente para que la destrucción sea lo más amplia posible, para que las empresas del capitalismo salvaje tengan obra de reconstrucción para forrarse, solo queda tocar la sensibilidad del proletariado tan cercano al sufrimiento, para que por solidaridad suelte hasta la última gota de su sangre, engordando la ganancia de los cuatreros - los muertos al hoyo, los asesinos al chollo -, mientras los gobernantes en sus fábricas particulares de armas - cuales ministros de la guerra -, las sigan fabricando y vendiendo a los siguientes exterminadores de seres humanos. Y el Ébola avanzando sin freno, por no dedicar a su investigación y remedio, un ínfimo porcentaje del que a matar inocentes se destina. Conclusión: El Dios de los pobres no existe, lo crucificaron hace más de dos mil años los defensores del Dios metal, en el Monte del  Calvario de la Ciudad de Oniria.

***

Escrito seleccionado por la Editorial Bubok para ser incluido en la obra-proyecto literario "Ciudad Oniria". 
¡Enhorabuena!  
11 de Septiembre de 2.014


*****

PRONTO ROJO SE PONDRÁ
Habanera flamenca 


Hay que ver como se están quedando 
con los proletarios
los que hicieron la Constitución,
liberando a los empresarios

Sanidad, estudio y trabajo,
son derechos de los ciudadanos,
donde existe justicia y reparto
y ya no hay tiranos

En España, la Constitución,
no es un ramo de rosas.
Pero, o cumplen las normas pactás
o se rompe la cosa.

No podrá aguantar,
este pueblo callado, color amarillo,
pronto rojo se pondrá

Cuando el paro llegue a algunos más
y haya hambre,
correrán por doquier
grandes ríos de sangre.

Felipe Lara